¿A qué edad se entregan los gatitos?

Los gatos son muy distintos de los perros. Así como los perros se suelen entregar a las pocas semanas de edad, y muchos consideran importante que se establezca la relación entre el perro y su amo desde esa edad, en los gatos no es así.
De hecho, es perjudicial para el gatito que se le separe de su madre y hermanos demasiado pronto. Los gatos aprenden a relacionarse con otros gatos, a jugar sin hacerse daño y a tener, en suma, una relación equilibrada con los demás gatos, extensible a humanos y otros animales, hasta la edad de 12 semanas. Un gatito separado de su madre y hermanos antes de esa edad puede luego tener problemas para relacionarse normalmente con otros gatos o con personas.


El sistema inmunitario del gatito está todavía en desarrollo. La inmunidad materna que recibieron a través del calostro se ha ido debilitando, y aún no se ha desarrollado bien la inmunidad propia. De las 8 a las 12 semanas es el momento en que pueden haber perdido mucha inmunidad materna y no han desarrollado la suya suficientemente.


Por estos motivos es conveniente entregar los gatitos a partir de las 12 semanas, e incluso organizaciones felinas, como la Federación Internacional Felina (FIFe) y la World Cat Federation (WCF) han establecido la regla de que los gatitos no deberán ser entregados a sus nuevos propietarios hasta después de las 12 semanas de edad. TICA (The International Cat Association) afirma en su sitio web que la mayoría de los criadores responsables no dejarán irse a los gatitos antes de las 12 semanas de edad. Por tanto, hay que desconfiar del criador que entrega los gatitos antes de las 12 semanas.


Es normal que los nuevos dueños tengan ganas de llevarse a los gatitos cuanto antes. Nosotros también estamos deseando tener los gatitos cuanto antes, cuando traemos gatos de otros criadores. Pero sabemos que es necesario esperar. Los gatitos de tres meses siguen siendo gatitos pequeños, juguetones y adorables, y tenemos toda la vida del gato por delante para disfrutar con él.


Los gatos, a diferencia de los perros, no son jerárquicos, y no son animales de manada. No necesitan un jefe de la manada ni crear esa relación con su futuro dueño. Eso sí, los gatos, que proceden de la domesticación de un animal cazador solitario (el felis lybica, un gato del Norte de África y Oriente Medio del que proceden los gatos domésticos), a la larga han aprendido a vivir en grupos sociales, compartir la comida, agua, espacio. Pero ellos por naturaleza son territoriales y no jerárquicos.


En ocasiones hay opiniones favorables a tener el nuevo gatito cuanto más pequeño, mejor, para que se socialice bien. Pero esto se refiere a gatos recogidos de madres sin socializar o gatitos abandonados o de perreras. Por supuesto es necesario que los gatitos se socialicen desde pequeños con los humanos, a partir de la tercera semana de edad o incluso antes. Es deber de los criadores ocuparse de la socialización de los gatitos, y, de hecho, los gatos procedentes de criadores suelen estar mucho mejor socializados y tener mejor carácter que los gatitos comunes que no han sido criados por alguien que conoce su oficio.


Entregar el gatito a una mayor edad supone para el criador más gastos en alimentación y vacunas, más espacio ocupado por los gatitos durante más tiempo, retrasar las siguientes montas de la madre, etc. Si se retienen por más tiempo es en interés del gato, pues los compradores casi siempre los quieren cuanto antes. La espera hasta las doce semanas merece la pena para el futuro del gato y sus nuevos dueños, aunque suponga un esfuerzo mayor para el criador y un pequeño tiempo extra de espera para los nuevos dueños.

 

 

GATOS BENGALIES

Criador de Gatos Bengalies en España

CHATS BENGALS

Eleveur de Chats Bengals en Espagne

BENGAL CATS

Bengal Cat Breeder in Spain